Política, Economía y Finanzas, Entretenimiento

Loading...

lunes, 1 de junio de 2009

¿La pobreza en el Perú sólo el 36,2% de la población?

Por: Wens Silvestre

La pobreza no tiene una definición clara ni universal, pero está asociada a muchos aspectos de la población humana, entre ellas, las carencias, la insatisfacción de las necesidades básicas, una insuficiencia de ingresos y privación de bienes y servicios, entre otros. Estadísticamente, pobres son quienes están por debajo de la variable determinada que refleja el bienestar.

Las fuentes vinculadas al estudio de la pobreza, como CEPAL, Banco Mundial (BM), INEI coinciden en señalar que la pobreza ha disminuido en el Perú, pero ¿realmente se utiliza la metodología adecuada para una realidad como el caso peruano? ¿La reducción de la pobreza en el Perú es sostenible en el tiempo? No son preguntas sencillas de absolver. Lo único real es que aparentemente la metodología aplicado por el INEI, está siendo cuestionada por respetables profesionales e instituciones. Con respecto a la segunda interrogante es que la reducción de la pobreza no es sostenible en el tiempo, porque han considerado en el cálculo los beneficios temporales de los programas sociales. ¿Qué ocurrirá si se quitan los beneficios alimentarios y monetarios de estos programas? Seguramente los niveles de pobreza repuntarían. No nos olvidemos que la línea de pobreza 2008 del INEI, en unidades monetarias es de S/. 251, e independientemente de si Ud. cuenta con agua potable, luz, servicio de salud, etc. o si está o no desnutrido, pero si obtiene un ingreso o gasta un equivalente a S/. 251 mensuales, para el INEI, usted DEJA DE SER POBRE. A mi me parece demasiado arbitrario y una medición encubierta, que no se ajusta a la realidad. Aun con las limitaciones de esta metodología, el problema radica en las unidades monetarias asignadas al límite entre ser pobre y no ser pobre ¿Podemos dejar de ser pobres con S/. 250 mensuales? ni siquiera con el sueldo mínimo legal (S/. 550.oo) que apenas alcanza para los pasajes y el almuerzo en el trabajo y pagar algunos servicios básicos, pero ¿y la compra de bienes básicos que conforman la canasta básica?. No sé si a una persona o un núcleo básico de familia pueda cubrir su canasta básica con US$ 80 al mes. El propio INEI señala en su informe técnico que en el Perú, el ingreso promedio per cápita real mensual, ascendió a S/. 452,5 nuevos soles en el año 2008, es decir por debajo del sueldo mínimo legal.
Personalmente, creo que es una de las mayores observaciones que se le pueda hacer a éste cálculo realizado, bajo ésta metodología, por el INEI, para medir la pobreza en el Perú durante el año 2008. Es observable la medición, en la medida que parece más, una cifra obtenida a la medida de las metas establecidas por el Gobierno de turno, y eso si sería muy cuestionado. Al respecto el Jefe del INEI Renán Quispe, precisa que la metodología utilizada es la usual y que la transparencia de los procedimientos empleados está asegurada en virtud de la cooperación técnica que la entidad estableció en el 2007 con organismos internacionales como el Banco Mundial y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), además de instituciones nacionales, centros de investigaciones sociales y económicas, y académicos de reconocidas universidades. Cabe agregar, nadie nos puede asegurar que el equipo de encuestadores encargados de realizar el trabajo de campo haya tenido un margen de error elevado a la hora de determinar la muestra poblacional que haya inducido a un cálculo sesgado (26 mil encuestados, no necesariamente puede reflejar la realidad de 28 millones de peruanos).

Preocupa que la REDUCCIÓN de la pobreza no sea sostenible, debido a que gran parte de la reducción de la pobreza monetaria del sector rural, obedece en mi opinión, en parte a los subsidios de los programas sociales como Juntos que contribuyen a la mejora de ingresos de las familias en las mencionadas zonas. Ahora si le adicionamos los efectos de la crisis económica mundial para el presente año, las cifras de pobreza podrían ser contraproducentes para las expectativas generadas en la población, que puede desencadenar hasta en conflictos sociales debilitando la democracia del país, sólo por no tener más cuidado con el manejo de las estadísticas.

Richard Webb, considera que los programas sociales han contribuido marginalmente a la reducción de la pobreza, y señala que el programa Juntos aportó 2% del ingreso de 2008, y añade, aunque sumando vacunaciones, alimentos y aportes privados la ayuda total alcanzó a ser 19% del presupuesto rural… agrega finalmente –no debería sorprender ver retrocesos por efecto de la recesión que se ha iniciado” (El Comercio Pp. 4 -Pub. 01.jun.2009).

Las observaciones en la medición de la pobreza

Existen tres grandes enfoques para medir la pobreza.
1. De la pobreza absoluta;
2. De la pobreza relativa, y el tercero,
3. El de exclusión social.
El enfoque de la pobreza absoluta toma en cuenta el costo de una canasta mínima esencial de bienes y servicios y considera como pobres a todos aquellos cuyo consumo o ingreso está por debajo de este valor.
El enfoque de la pobreza relativa considera al grupo de personas cuyo ingreso se encuentra por debajo de un determinado nivel. Por ejemplo, en algunos países se considera como pobres a todos aquellos que tienen remuneraciones inferiores a la mitad del ingreso promedio. Este criterio es empleado fundamentalmente en las sociedades que han logrado erradicar la pobreza absoluta.
El enfoque de la exclusión social, de absoluta vigencia en Europa, presta atención a las personas que no pueden acceder a determinados servicios, como por ejemplo el empleo, la educación superior, la vivienda propia, el empleo y otros.
Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), las principales definiciones sobre la pobreza empleadas en el Perú son:
Pobreza total:
Comprende a las personas cuyos hogares tienen ingresos o consumo per cápita inferiores al costo de una canasta total de bienes y servicios mínimos esenciales.
Pobreza extrema:
Comprende a las personas cuyos hogares tienen ingresos o consumos per cápita inferiores al valor de una canasta mínima de alimentos.
Línea de pobreza total:
Es el costo de una canasta mínima de bienes (incluido los alimentos) y servicios.
Línea de pobreza extrema:
Es el costo de una canasta mínima de alimentos.
Brecha de la pobreza:
Es la diferencia promedio entre los ingresos de los pobres y el valor de las líneas de pobreza. La brecha puede estar referida a la pobreza extrema o a la pobreza total.
Severidad de la pobreza:
Este es un indicador de desigualdad entre los pobres, cuya medición es compleja.
Es el valor promedio de los cuadrados de las diferencias entre los ingresos de los pobres y la línea de la pobreza.
Población con necesidades básicas insatisfechas:
Es aquella que tiene por lo menos una necesidad básica insatisfecha. En otra sección se analizan estas necesidades.

Metodología del INEI y su propia observación

“Cada uno de los métodos presta atención a los aspectos diferentes de la pobreza, unos a los aspectos económicos, otros a los aspectos sociales, razón por la cual los resultados puntuales no son necesariamente coincidentes” –INEI

El método de la Línea de Pobreza INEI

El INEI desde el año 1997 mide la incidencia de la pobreza. Para ello, utiliza el enfoque monetario absoluto y objetivo de la pobreza. Según esta noción de pobreza, se considera pobre a todas las personas residentes en hogares particulares, cuyo gasto per cápita valorizado monetariamente, no supera el umbral de la línea de pobreza.

Se dice que es pobreza monetaria, porque no considera las otras dimensiones no monetarias de la pobreza, como desnutrición, necesidades básicas insatisfechas, exclusión social, capacidades, etc. (He ahí en punto cuestionable de la medición realizada y publicada por el INEI); y no en el sentido de que los elementos considerados provienen exclusivamente del gasto o de los ingresos monetarios. Se incluyen otros modos de adquisición como son: el autosuministro y autoconsumo, el pago en especie y las donaciones públicas y privadas.

Es pobreza objetiva porque el estándar con el que se mide la pobreza no resulta de la percepción subjetiva de los individuos, sino que se deduce de un conjunto de procedimientos, las cuales determinan si un individuo se encuentra o no debajo del umbral que lo clasifica como pobre o no.

Es pobreza absoluta porque se mide respecto a un valor de la línea que no depende de la distribución relativa del bienestar de los hogares (como sería una línea de pobreza basada en la mitad de la mediana del gasto o del ingreso). Se utilizan dos tipos de líneas: Pobreza Extrema y Pobreza total. La línea de Pobreza Extrema, es un valor monetario necesario para la adquisición de una canasta de alimentos capaz de satisfacer un mínimo de necesidades nutricionales de las personas. La línea de Pobreza total, es el valor de la línea de Pobreza Extrema más el valor monetario necesario para satisfacer un conjunto de necesidades no alimentarias consideradas esenciales (vestido y calzado, alquiler de la vivienda, combustible, muebles y enseres, cuidado de la salud, transportes y comunicaciones, esparcimiento, educación y cultura y otros gastos).

Este método centra su atención en la dimensión económica de la pobreza y utiliza el ingreso o el gasto de consumo como medidas del bienestar. Al determinar los niveles de pobreza, se compara el valor per cápita de ingreso o gasto en el hogar con el valor de una canasta mínima denominada línea de pobreza.

Cuando se utiliza el método de línea de pobreza por el consumo, se incorpora el valor de todos los bienes y servicios que consume el hogar, indistintamente de la forma de adquisición o consecución.

La utilización del gasto de consumo tiene la ventaja de que es el mejor indicador para medir el bienestar, porque se refiere a lo que realmente consume un hogar y no a lo que potencialmente puede consumir cuando se mide por el ingreso. Otro aspecto favorable es que el consumo es una variable más estable que el ingreso.

No hay comentarios.: